Cada mañana lo tomo en mis manos y…

Cómo un experto de Marketing puede dar buenos consejos también sobre la vista (!!) de Matteo Santilloni: un coach de marketing muy conocido en Italia.

Acceder a tu genialidad natural

Hace unos días comencé un nuevo hábito que está transformando mi vida: por la mañana cuando me levanto, en lugar de (ponerme gafas y) mirar mi móvil, tomo un cuaderno y empiezo a escribir de inmediato.

Raices y alas
En la práctica, es como si tuviera un diálogo conmigo mismo por escrito.
Esta autorreflexión, también llamada «diario», tiene raíces antiguas porque también fue utilizada por el gran emperador Marco Aurelio. Date cuenta, después de que nos despertamos, nuestros cerebros siguen produciendo ondas alfa. En este estado particular tenemos una excelente sincronización entre el hemisferio derecho y el izquierdo. Por un lado, estamos conscientes y, por otro lado, también tenemos acceso a nuestra creatividad.

¡Eres un genio! (y no lo sabias)

En definitiva, es algo que te permite acceder a tu «zona de genio». Sí, porque a través del diario puedes: 

  • tener nuevas ideas brillantes para tu vida  
  • obtener grandes conocimientos sobre cómo resolver problemas
  • evaluar determinadas situaciones desde puntos de vista más interesantes 
  • ver…. de manera diferente

Personalmente, no veo la hora de levantarme temprano, ir a la sala, sentarme en mi hermoso sofá rojo y luego, en silencio, comenzar a escribir  (sin gafas o, si realmente no puedes, con gafas reticulares).
Veo que las palabras aparecen en el papel y algunas las escribo mientras que otras parecen escribirse solas. Es una experiencia maravillosa. Pero, para hacerlo mejor hay que dejar la mente libre.

Sin esfuerzo!

NUNCA debes forzarte. Permite que tu inconsciente saque pensamientos, emociones e ideas. Sí, porque llevar un diario es un ejercicio de libertad, un espacio sagrado donde nadie y nada tiene el derecho de decirte qué debes hacer, y donde eres totalmente libre de pensar y escribir lo que quieras, sin ningún tipo de límite. Pruébalo y verás suceder la verdadera «magia».


Y si de vez en cuando levantas la mirada…
…»asì de paso», tal vez tambièn los detalles verán a ti, de cerca o de lejos, nitidos y sin esfuerzo.