Es gitano mi corazón (sin culpa estoy yo)

Sí, en los 70 había magia, ¡y cómo!

Saliendo en coche desde Palermo donde vivía en dirección a Trapani se podía llegar a la almadraba (antigua base para la pesca del atún) de Scopello, un lugar muy bonito en sí mismo y dónde acababa la carretera.

Pero — Aparecía un camino que seguía la costa. ¿Dónde terminaba? Continuando una media hora pasabas por una villa, cerrada excepto en verano, y en otra media hora ibamos encontrándonos con unas casas de campesinos, aparentemente abandonadas, pero cuidadosamente cerradas. Era “Lo Zingaro” (el Gitano). Y luego, aún más adelante, llegábamos a Uzzo, donde las casas también habían estado cerradas durante décadas. Y había también una pequeña playa, completamente desierta.

¡Esto debe ser el cielo en la tierra!

Mis amigos y yo pronto descubrimos aspectos realmente muy interesantes.
En primer lugar, nadie iba allí, nunca.
¡Agua! Muchas de las casas tenían una cisterna para recoger el agua de lluvia.
¡Fruta maravillosa! Había árboles frutales abandonados, sobre todo almendros que, al no recoger nadie sus frutos, las almendras se mantenían en las ramas durante prácticamente todo el año.
Y finalmente algunas tenían graneros, con un heno que tenía décadas, pero todavía estaba allí.
¡Habíamos encontrado el Edén!
Incluso en primavera y otoño era posible permanecer allí incluso durante la noche, durmiendo en el heno, bebiendo agua, comiendo almendras y, por supuesto, bañándose en aguas cristalinas llenas de energía.

Paz, amor y…

Se convirtió en un lugar secreto donde pasábamos unos días idílicos.
Siempre que podía ausentarme dos o tres días a mi trabajo, allí iba, muchas veces con mi pareja, a veces con cuatro o cinco, a veces hasta solo. La mayoría del tiempo estábamos desnudos. Y cuando empezó a hacer un poco más de frío, llevamos un saco de dormir y nos «enterrábamos» en el heno, en su cómodo calorcito.
A menudo hacíamos una hoguera en la playa. Y de vez en cuando, cuando se veían pasar las barcas de pesca, les hacíamos señas y comprábamos unos pescaditos para hacer en las brasas, condimentándolos con tomillo o menta.
A veces llevábamos con nosotros tres litros de vino y una barra de pan. Si había una guitarra, se cantaba. No tardamos en descubrir que había pastores en lo alto de los cerros. Si te levantabas muy temprano podías subir y comprar ricota recién hecha.

Magia sobre magia

El tiempo procedía por ritmos naturales. Caminar, explorar, descubrir, conversar, comer, descansar, bañarse. Empezábamos temprano en la mañana y volvíamos al agua a menudo. Y luego también por la noche: el agua estaba tan clara que veíamos que había plancton luminiscente, (algo que he visto muy pocas veces en otros lugares). Cuando nadas, estos pequeños organismos emiten una luminiscencia, por lo que cada movimiento deja un rastro luminoso, como una varita mágica. Aún tengo en los ojos la imagen de mi pareja de entonces que gritaba de alegría y asombro.

Paraíso perdido

Como tantas otras cosas de los 70, Lo Zíngaro también sufrió una tendencia a la baja. Después de unos años, llegó mucha otra gente, y con ellos la heroína, y finalmente los allanamientos de la policía. También hubo incendios, vinculados a la especulación inmobiliaria. Cuando pasaron estas cosas yo ya no estaba en Sicilia. Me había ido de viaje a México. Me hubiera quedado un par de años entre centro- y sur-América, llegando finalmente a Perú. Otra magia….

Ahora toda la zona se ha transformado en un parque, una reserva protegida, que se puede visitar en coche durante el día.
Lo Zíngaro y Uzzo, como los conocí, ya no existen, pero de vez en cuando mi corazón parece reconocer su olor, su vibración, quizás en algunos momentos de las vacaciones para los ojos. Aunque por pocos momentos, vuelve la magia de Lo Zíngaro..

 

Recupera la Vista en Madrid 21 y 22 de enero
Recupera la Vista en Madrid 21 y 22 de enero
Especialmente indicado para presbicia (vista cansada) y otros casos difíciles. Maurizio Cagnoli ha aprendido directamente de Ray Gottlieb el método de la FUSION.
21 enero 2023 – 22 enero 2023

Visión Natural en Madrid con Maurizio Cagnoli 18 y 19 de febrero 2023
Visión Natural en Madrid con Maurizio Cagnoli 18 y 19 de febrero 2023
Taller presencial. «abrimos los ojos» y vemos mejor de inmediato, ya durante el taller. Aprendemos a salir de los hábitos visuales negativos y a adoptar los positivos.
18 febrero 2023 – 19 febrero 2023

ESCUELA DE FORMACION ON LINE PARA EDUCADORES VISUALES
SI QUIERES CUIDAR TU VISTA Y FORMARTE COMO EDUCADOR/A VISUAL