Metodo Bates – Buena Vista di Maurizio Cagnoli formatore e operatore https://www.metodobates.it Vederci bene è naturale Wed, 18 Dec 2019 22:07:04 +0000 es hourly 1 https://wordpress.org/?v=5.3.2 ¡Qué horror una mirada evasiva! https://www.metodobates.it/es/que-horror-una-mirada-evasiva/ https://www.metodobates.it/es/que-horror-una-mirada-evasiva/#comments Mon, 03 Feb 2020 07:23:35 +0000 https://www.metodobates.it/?p=2610 Si alguien no encuentra tu mirada, se supone que podría mentirte o engañarte e intentar ocultar algo. Llamar a una persona «de ojos evasivos» significa algo astuto, infido. Por otro lado, la persona que no te mira a los ojos podría ser extremadamente tímida, al borde del miedo. Este fue mi caso cuando llevaba gafas espesas y tenía muy poca visión. No quería mirar a nadie porque parecía que podían entrar a través de mis ojos en mis pensamientos privados, haciéndome sentir vulnerable y expuesta.

Ponerse en contacto es un riesgo …

Cuando comencé a mejorar mi vista, fue una aventura completamente nueva, y no estaba segura de poder llegar alguna vez a ver más claramente. ¿Funcionará o estaré condenada a usar mis lentes de -10 dioptrías para siempre? Cuando me puse a examinar mis hábitos y la forma en que estaba en el mundo, descubrí que casi nunca miraba a nadie en los ojos. Cuando salía a caminar, miraba a mis pies, no al mundo frente a mí. Si alguien se acercaba, tendía a mirar de reojo o más allá. ¡Ciertamente no quería usar mis ojos para ponerme en contacto!

Para la mayoría de nosotros, la vista es la modalidad sensorial dominante con la que interpretamos nuestro entorno. «¿Ves?» Le preguntamos a un amigo, lo que significa «¿Percibiste lo que hice y entendiste por qué?»
Cuando estuve estudiando con Peter Grunwald*, el creador de Eyebody, método de mejora de la visión, nos dijo que miráramos un objeto distante con determinación, incluso si al principio nos parecía borroso. Si desarrollamos el hábito de detener la mirada unos metros antes del objeto, sin entrar completamente en contacto visual, nunca lo veremos con claridad.

Comencemos con los árboles: míralos y deja que te vean

Hace años era muy tímida, así que fue más fácil para mí practicar mirar un árbol que una persona. Sentí que mi energía saliva de mi sistema visual e imaginé sentir el árbol recibirla, y luego enviarla de regreso con gratitud. ¿Cuántas personas dan por sentados los árboles, los pulmones de nuestro precioso planeta? En todas las estaciones, con ramas desnudas en invierno o completamente exuberantes en climas más cálidos, hay mucho que ver, y cada vez más claro. Pero, para ver, ¡tienes que mirar!

Ahora, cuando salgo a caminar, disfruto viendo el paisaje a mi alrededor, a la izquierda, a la derecha, arriba y al final de la acera en la distancia. Practico interactuar visualmente con las personas que veo, lo que aún no es automático para mí, ya que tiendo a ser más introvertida que extrovertida. La mayoría de las personas que me miran no me inspeccionan para descubrir mis fallas (así es como me sentía antes), ¡simplemente están interesadas en mí!

El mundo es interesante. Nosotros también

Todos esos años detrás de lentes gruesos y fuertes me han mantenido alejada del mundo y de los otros. Si elijo estar sola, no hay problema, todavía puedo estarlo. Sin embargo, si elijo estar en el flujo de la Vida, realmente quiero estar en él, no fingir, sin estar presente de verdad. Haz un favor hoy mismo para tus seres queridos: míralos realmente por lo que son.
Otro mal hábito que tenía fue ver lo que esperaba, una imagen recordada o imaginada en mi cabeza, en lugar de ver lo que estaba justo delante de mis ojos en ese momento.

¡Qué regalo es, ser visto y recibido como eres!

 

  •  Articulo de Nancy Kneff
  • Peter Grunwald es el protagonista del XIX congreso de la AIEV en Milan, Italia, 1,2,3 de Mayo 2020
]]>
https://www.metodobates.it/es/que-horror-una-mirada-evasiva/feed/ 1
El astigmatismo es como el perejil … https://www.metodobates.it/es/el-astigmatismo-es-como-el-perejil/ https://www.metodobates.it/es/el-astigmatismo-es-como-el-perejil/#respond Mon, 13 Jan 2020 19:36:23 +0000 https://www.metodobates.it/?p=2588 Todos tienen astigmatismo

Casi parece que está en todas partes. A veces parece desaparecer, para reaparecer cuando hay un poco de tensión. No es difícil darnos cuenta si lo sufrimos, podemos mirar una lámina llamada “rueda de radios“ donde tenemos que verificar si todos los radios se ven igual o si algún radio se ve más nítido. En caso de duda, un profesional puede evaluarlo con un dispositivo que proporciona una medición precisa (pero solo en un momento dado). Sin embargo hay otro método, que se puede implementar fácilmente incluso en casa, formulado por Roberto Kaplan, un gran educador visual y profesor de optometría recientemente fallecido.

Cómo evaluar el astigmatismo

El método recomendado por Kaplan es cortar un círculo de cartón negro de aproximadamente 5 cm de diámetro. En este círculo, con un par de tijeras puntiagudas, deberá hacerse una hendidura delgada de 1,5 mm de ancho por 3 cm de longitud.
Una vez construida nuestra «herramienta de evaluación», Kaplan sugiere hacer lo siguiente:

– Ponte frente a la página de un libro, de un calendario o frente a un optotipo, a una distancia tal que puedas ver los detalles;
– Cierra uno de los dos ojos y coloca la tarjeta frente al ojo abierto en una de las direcciones posibles (por ejemplo, manteniendo la ranura en posición horizontal);
– Mira a través de la grieta y toma nota de cómo lo ve;
– Una vez que hayas tomado nota, de como ves a través de la ranura, por ejemplo horizontalmente, comienza a girar la tarjeta en las diversas direcciones y, continuando observando la tabla o página que estás mirando, intenta notar en qué posición de la grieta se ve mejor. y donde en cambio es peor;

Si ves mejor al sostener la ranura horizontalmente, tendrás un astigmatismo de 180 °, mientras que si tu visión mejora manteniendo la ranura verticalmente, tu astigmatismo será de 90 °. Entonces, el ángulo que permite la mejor visión corresponde al eje de tu astigmatismo.

Sigue investigando sobre tu astigmatismo

Kaplan también recomienda elegir el ángulo en el que uno ve lo peor y tratar de hacer varias
actividades, manteniendo un ojo vendado y el otro ojo cubierto por la tarjeta, durante un tiempo que oscila entre 20 minutos y 3 horas al día. Esto nos permite conocer nuestra forma deformada de ver las cosas:

Tratamos de percibir lo que sentimos, lo que sentimos, lo que viene a la mente durante este período de tiempo y tratamos de observar nuestras emociones. Y luego pensemos en ello. Podríamos descubrir algo sobre nosotros mismos que aún no habíamos pensado y comenzar a resolver algunas contradicciones inherentes a nuestro ser.

¿No habrá un origen psicológico?

Según Kaplan, de hecho, el astigmatismo denuncia una contradicción entre lo que uno quiere y lo que cree que debería querer (si es para el ojo derecho) y entre lo que uno siente y lo que cree que debería sentir (si está presente en el ojo izquierdo).

¿Cómo trata Buena Vista al astigmatismo?

Si el astigmatismo no es mucho (menos de una dioptría y media), la experiencia muestra que el método Bates lo resuelve casi sin darse cuenta, mientras enfrentamos la miopía o la presbicia.
Pero si se concentra en un solo ojo, o es alto, o es diferente como eje de un ojo al otro, entonces agregamos un trabajo específico al enfoque de Kaplan. Se usan varias herramientas del método Bates, pero trabajamos teniendo en cuenta el eje del astigmatismo de ese ojo con: shifter, oscilaciones, pelota de Marsden y, por supuesto, oclusores, Melissa y mucho más (todo lo que se puede encontrar en www.naturalvision.it)

 

]]>
https://www.metodobates.it/es/el-astigmatismo-es-como-el-perejil/feed/ 0
¿Qué hay detrás de los ojos? https://www.metodobates.it/es/que-hay-detras-de-los-ojos/ https://www.metodobates.it/es/que-hay-detras-de-los-ojos/#comments Tue, 12 Nov 2019 07:46:48 +0000 https://www.metodobates.it/?p=2479 ¡El cerebro! Por supuesto, es principalmente con el cerebro que vemos. Pero hay algo más: detrás de los ojos hay … ¡el cuerpo! Y esto es algo que, especialmente aquellos con problemas de visión, se olvidan. Particularmente los miopes se han entrenado para no sentir las sensaciones que provienen del cuerpo (y, por supuesto, también de los ojos).

Las razones son múltiples, pero se pueden resumir en no querer estar aquí, o excluir o limitar las sensaciones que vienen del cuerpo, refugiándose en cambio en el pensamiento (que parece ser un lugar «más seguro»). Pero nuestros sentidos, incluidas las sensaciones propioceptivas del cuerpo, son la única forma de estar presentes en el aquí y ahora.

¿Cómo se consigue no estar presente?
Estas son las actitudes más comunes que se establecen:

  • – bloqueo de la respiración
  • – ausencia de parpadeo y mirada fija
  • – mandíbula contraída
  • – ausencia de expresión (o expresión «preocupada»)
  • – ausencia o limitación del movimiento de hombros, pelvis, zona lumbar
  • – rodillas invariablemente bloqueadas hacia atrás
  • – ausencia de enraizamiento y de movimiento de los pies

¡Pero mira! Justo lo que TODOS hacen cuando miran un opto tipo (tabla de prueba visual).

Si queremos volver a ver bien, también debemos volver a «vivir» en nuestro cuerpo.

Tenemos que volver a sentirlo y desmantelar las rigideces que hemos acumulado precisamente para no percibirlo. Meir Schneider insiste mucho en la necesidad de mover todos los músculos del cuerpo, hacer auto masaje, probar siempre nuevos movimientos, salir de un estilo de vida sedentario.

Las oscilaciones amplias
son un desafío y un banco de pruebas.

Casi se podría decir que, hasta que no se practiquen de manera «profesional» y … disfrutándolas (!), todavía no nos hemos embarcado realmente en el camino de la Visión Natural y del método Bates. Precisamente porque son esencialmente un ejercicio de relajación y presencia: las dos cosas que las personas con problemas de visión intentan evitar.

 

Si acceptas el desafío …

  • El movimiento debe ser muy lento y los ojos deben deslizarse junto con la cabeza, acariciando TODO lo que pasa ante los ojos: el 99% de las personas con problemas de visión intentarán NO HACERLO. Por ejemplo, mirarán al suelo o darán grandes saltos con los ojos, como para agarrarse a las cosas con sus ojos; o irán demasiado rápido para hacer que todo sea indistinto (y aun así darán grandes saltos). Es necesario hacer un trabajo preparatorio, usando un dedo o el separador de campo visual o el Unicornio (ver en www.naturalvision.it).
  • El cuerpo debe girar de manera armoniosa y, para hacerlo, debe cambiar el peso de un pie al otro. Invariablemente, todos aquellos que tienen problemas de visión intentarán no mover la pelvis separando las piernas y manteniendo el peso rigidamente en el medio, entre los dos pies. Por la misma razón, tratarán de mantener las rodillas rígidas, sin acompañar el movimiento. Es necesario recordarles que es como un «baile» y que deben poder levantar el talón del pie sobre el cual no cae el peso del cuerpo.
  • Se debe respirar. Especialmente exhalar por completo.  Al no hacerlo, se bloquea el diafragma y se pone en marcha una sensación de náuseas, que a su vez la mente interpreta como un síntoma de vértigo (favorecido por el hecho de que carece de la sensación familiar de control producida por la fijación de la mirada). 

Como los derviches …

Las oscilaciones amplias pueden convertirse en una meditación, una danza lenta que involucra todo el cuerpo, los ojos, la mente y el espíritu. Esta es la experiencia de muchos practicantes del método Bates que han descubierto el placer y la buena visión que produce esta actividad.

]]>
https://www.metodobates.it/es/que-hay-detras-de-los-ojos/feed/ 1
EVE, Evolución Visual Expansiva de una (ex) miope https://www.metodobates.it/es/eve-evolucion-visual-expansiva-de-una-ex-miope/ https://www.metodobates.it/es/eve-evolucion-visual-expansiva-de-una-ex-miope/#respond Wed, 25 Sep 2019 14:30:00 +0000 https://www.metodobates.it/?p=2129 de MIriam MaraverTeruel * 

He comprendido que, si quiero recuperar la totalidad de mi visión, toca sí o sí, buscar y encontrar el bienestar de los ojos en cada momento. Para eso hay que, ingeniárselas, sin esfuerzo y sin tensión, para acomodar los ojos a cada situación.

Para mí, el método Bates no es un método de prácticas solamente, si no unas prácticas que hay que trasladar dentro de uno mismo y aplicarlas a nuestra vida. Para mí, las prácticas Bates son mucho más que prácticas, son unas técnicas que, al cabo del tiempo, afectan positivamente a la psicología que existe detrás del problema visual que tienes. La manera en que uso ciertas prácticas me ha ayudado a relajar el control, el pensamiento rígido, la inseguridad, la desconfianza, y la introversión. Y esto ha tenido un avance positivo en mi vista.
Por ejemplo, cuando tenía un problema de pequeña o adolescente, recuerdo que podía pasarme horas con el problema dando vueltas en mi cabeza mientras mis ojos pasaban esas horas mirando un punto fijo en la pared. Es decir, me podía pasar horas difundiendo sin darme cuenta.

Delinear = dibujar la realidad

Ahora, hago uso del delinear no sólo como práctica, si no que uso la filosofía del delinear para solucionar problemas. Cuando tengo un pensamiento negativo que me ronronea, un problema del que no puedo salir, en vez de ponerme a difundir durante horas en la pared, en estado de ‘freeze’ sin reaccionar, sin solucionar nada y quedarme parada, ahora me pongo a delinear. Parece mentira que cuando uso el delinear en situaciones en que siento que un problema es más poderoso que yo, mi mirada se va relajando, y el problema parece menos intenso, e incluso al cabo de un rato, me van apareciendo posibles soluciones en el pensamiento.

Cuando delineamos, movemos la mirada de un trozo a otro trozo de un objeto, y parece que al delinear mientras un problema invade mi cabeza, algo positivo dentr de mí ocurre: salgo del estado de inmovilidad, del estado de rigidez de mirada, y por consiguiente, salgo del estado de rigidez de pensamiento. Algo positivo ocurre dentro de mí porque veo el problema menos temeroso, y con más posibilidad de solucionarlo.

Panta Rei = todo se mueve, incluso los ojos

Lo mismo ocurre con el shifting en una situación incómoda con mi pareja, por ejemplo. Antes de saber de Bates, en una discusión, me hubiera quedado con la mirada fija en un punto de su cara, o en un punto de la habitación. Sin darme cuenta, mi cerebro se quedaba como paralizado en un punto de pensamiento, en un detalle de la conversación, sin poder ir más allá a nivel mental. Y sin saberlo, mi mirada se quedaba fija y difundía, destrozando así más mis ojos. Ahora utilizo el shifting para no abrumar a los ojos de tal manera, y me funciona muy bien. Empiezo a trasladar mi mirada con suavidad y respirando de un punto a otro de su cara o de la habitación. Esto hace que mi pensamiento no se quede fijo ni rígido, y al relajar mi mirada, relajo mi respiración.

Esto da una señal a mi cerebro de que, igual que mi mirada va de un punto a otro y aparecen cosas nuevas a través de mi visión, el problema también tiene la posibilidad del mismo movimiento y pueden aparecer perspectivas nuevas al problema. Y no me tomo esas circunstancias como una situación crítica, sino como algo que está ocurriendo y que tiene resolución, tiene movimiento, tiene oportunidad de moverse a otro lugar.

Y es verdad que ocurren cosas inesperadas como el reconocimiento del error, tanto por parte del otro como de mi parte, o el llegar a un acuerdo amigable. Gracias al shifting y al delinear en estas ocasiones, mi mirada no se queda fija y no padezco la tensión visual que antes creaba siempre en mí. Este ya es un paso muy grande para mi EVE: mi evolución visual expansiva.

He descubierto que cuando uso estas prácticas en las situaciones descritas, he tenido un cambio de personalidad positivo para mí. La rigidez de pensamiento se diluye, y el control no es tan grande.

No uso el shifting sólo cuando me siento demasiado ofuscada, ni como mera práctica, si no que me llevo conmigo el shifting a todas partes. Si estoy hablando con mi amiga, poso mi mirada de punto a punto, y cada vez más noto que mi atención y necesidad de controlar todo lo que pasa a mi alrededor mientras hablo con ella, se relajan. Esto también contribuye a estar más presente en el momento que estoy viviendo. Al estar más relajada y presente, mi mirada también se vuelve más relajada y con movimiento, y es la manera en que no difundo. Y al no difundir, me doy cuenta de que estoy más en el presente, porque mis ojos van de punto a punto y no hay tiempo para que el cerebro se evada. El método Bates no es un método de prácticas solamente, si no unas prácticas que hay que trasladar dentro de uno mismo y aplicarlas a nuestra vida.

Si yo me muevo, el entero Universo se pone a danzar

Otra de las prácticas que me tomo como filosofía de vida es el movimiento aparente. Para mí, el movimiento aparente son todas las cosas que ocurren a tu alrededor. Cuando hacemos la práctica para percibir el movimiento aparente, lo debemos hacer sin anclarnos a ningún objeto, y sin controlar nada de lo que va viniendo ni nada de lo que vamos dejando atrás

Cuando traslado esta filosofía del movimiento aparente a mi vida, comprendo que todo lo que va ocurriendo en mi vida es un conjunto de movimiento aparente que puedo dejar pasar, que puedo dejar que ocurra sin controlar ningún objeto, sin ‘agarrarme’ a nada, sin controlar nada, simplemente dejando que todo ocurra, que todo venga. Es como una aceptación de lo que va viniendo en tu vida. Y sin agarrarme a nada, lo dejo ir, dejo que pase hacia atrás.

En el punto en el que estoy ahora en mi vida personal, esta filosofía me ha ido muy bien. Porque me ayuda a aceptar que todo viene y todo se va. Que todo se mueve. Que hay posibilidad de dejar ir y seguir estando en el centro. No siento la necesidad de agarrarme a un problema y querer controlar todos los aspectos del problema o todas las posibilidades futuras. También me ocurre que al hacer oscilaciones amplias y percibir el movimiento aparente, mi mirada se relaja, y al estar centrada en el movimiento aparente, mi cabeza se vuelve no-pensante. Es la mejor práctica para mí para relajar la mirada y los pensamientos al mismo tiempo.

He notado que desde que hago las oscilaciones, delineo y percibo atentamente el movimiento aparente, me he vuelto un poco más resolutiva en cuanto a los problemas que pueda tener. Siento que no me aferro a los problemas de una manera tan dramática y ‘concentrada’. Antes me ‘concentraba’ en un problema y ponía toda mi energía ahí hasta terminar agotada, lo solucionaba con mucho esfuerzo, y hasta que no solucionaba un asunto, no podía pasar al otro. Me da la sensación que desde que hago estas prácticas tengo más capacidad de ir de un asunto al otro sin necesidad de solucionarlo todo al mismo tiempo, como si fluyera más y aceptara todo como viene sin tanta preocupación. Y al tomarme las cosas con más calma, mi mirada no se fija tanto.

¿Qué me importa lo que piensan de mí?

Otro rasgo de mi personalidad que quería atenuar es el sentirme juzgada y los pensamientos de los demás sobre mí. Estoy percibiendo que desde que empecé a hacer las prácticas no me interesa tanto lo que los demás piensan sobre mí. Lo menciono porque las personas que desarrollan miopía tienen mucho en cuenta lo que los demás piensen sobre uno mismo, ya que como queremos ser perfectos, pero tenemos desconfianza e inseguridades, nos pensamos que los demás nos ven con ojos críticos y nos juzgan a cada momento. La verdad es que me siento más libre respecto a esto, y no gasto energía en pensar cómo los demás piensan acerca de mí.

Otro rasgo de la personalidad ‘miópica’ es el de la introversión y ‘concentración’ en uno mismo. Me parece súper importante con la gente que tiene miopía, trabajar el elemento de EXPANSIÓN. Como nos explicaron en el curso, a los ‘miopes’ les cuesta integrarse en grupo y su tendencia es a la introversión. Una de las prácticas que más hago cuando voy andando es la siguiente: al percibir el movimiento aparente a mis lados, expando mi campo visual atentamente, pero SIN controlar nada, a todo mi alrededor. Es decir, mi mirada se centra a lo lejos en frente mío, pero percibo lo que hay a mi derecha, izquierda, arriba y abajo.

Me he vuelto tan experta, que, sin gafas, voy andando y mirando al frente, y percibo si hay una hoja, un hoyo, un bache, o bien los ‘excrementos’ de un perro delante de mí. Mi madre que va a mi lado siempre me dice: ‘Miriam vigila, una m…de un perro!!!’, y yo le digo: ‘¡Mama, la he percibido de hace rato!’. Se piensa que ‘como tengo tan alta miopía’ y voy sin gafas me la voy a pegar, pero os prometo que, aunque borroso, percibo lo que va viniendo en todo mi campo global. He notado que desde que hago esta práctica de hace más de un año, mi periferia visual es mayor pero también hay un cambio a nivel personal.

El hecho de no llevar las gafas y de haber practicado la percepción del campo global me ha hecho sentir más integrada en todos los grupos a los que asisto. Yo lo interpreto como si al abrir la periferia visual, la forma de relacionarme con el mundo también se agranda y da cabida a los que están a mi alrededor. Por eso es tan importante trabajar el campo global para las personas que sufren ‘miopía’, para que se expanda el campo visual y, con él, se pueda pasar de la introversión a la integración con el mundo que nos rodea.

Es muy importante para una persona con ‘miopía’ expandir el campo visual porque nos pasamos la vida centrándonos en nosotros y en nuestras actividades de lectura y aislamiento. Cuando expandimos el campo visual, poco a poco y de una manera muy natural y positivamente sorprendente, nos encontramos en situaciones donde nos podemos integrar fácilmente con los demás, sentirnos parte de un grupo, no sentirnos aislados, sino que formamos parte de este mundo.

* Miriam es diplomada de la escuela de Vision Natural y método Bates de Barcelona. 

 

]]>
https://www.metodobates.it/es/eve-evolucion-visual-expansiva-de-una-ex-miope/feed/ 0
SI EL MÉTODO BATES ES TAN EFECTIVO … https://www.metodobates.it/es/si-el-metodo-bates-es-tan-efectivo/ https://www.metodobates.it/es/si-el-metodo-bates-es-tan-efectivo/#respond Fri, 02 Aug 2019 14:52:13 +0000 https://www.metodobates.it/?p=2024 «Pero, si el método Bates es tan efectivo, ¿por qué no hablamos mucho de ello? ¿Por qué no lo enseñan y practican los oftalmólogos? Después de todo, ya hace  casi un siglo que se conoce, ¿no?

El Dr. Bates, era un oftalmólogo que fue expulsado por la Asociación Médica Americana (AMA). La misma asociación lo demandó por publicidad «falsa y engañosa» sobre la efectividad de su método. Ni siquiera se consideró el hecho de que Bates había registrado miles de casos de mejora en problemas visuales, muchos de los cuales fueron verificados por publicaciones científicas y otros oftalmólogos. La denuncia fue retirada más tarde justo antes de la muerte de Bates.

Inquisición

Pero la persecución no se detuvo aquí. Margaret Corbett fue una de las colaboradoras entrenadas por Bates; se hizo demasiado conocida por sus logros. Tanto a ella como a las personas que formó se les prohibió legalmente recopilar cualquier tipo de información sobre la efectividad del método que enseñó.

Gracioso? El hecho es que cualquier tipo de medición de la vista fue considerada por el juez como «práctica de medicina u optometría sin licencia». Y, de hecho, fue denunciada dos veces por este «crimen». En ambas ocasiones ganó el caso, pero la dura experiencia la llevó a aconsejar a los cientos de operadores que entrenaba para que fueran discretos sobre la práctica del método Bates. Durante estas batallas legales, logró evitar que se aprobara una ley en California que ilegalizara el método Bates, pero no pudo evitar que sucediera en el estado de Nueva York.
¡Por lo tanto, es comprensible que  los profesores del método Bates se hayan mantenido muy cuidadosos al informar al público de sus éxitos!

Una especie de párrafo 22: si no pruebas lo que dices obtener, eres un charlatán. Si presentas evidencia, te arrestaremos por ejercicio abusivo de la profesión médica u optometría.
Por lo tanto, se ha definido una línea de tendencia: en público, resultó más conveniente afirmar que su método NO podría producir mejoras a la vista y que solo apuntaba a «educar» y no a «curar» (lo cual los autores estadounidenses aún continúan escribiendo en la portada de sus libros …).

Lo decide todo el MERCADO…

También se podría decir que al público no le gusta el método Bates.
Tenemos que llegar a un acuerdo con la preferencia mostrada por muchos de usar anteojos en lugar de trabajar duro para prescindir de ellos.
¿De dónde viene esta baja motivación?

Primero, a menudo nos resulta más fácil acudir a un oftalmólogo para obtener gratificación en lugar de asumir la responsabilidad de nuestra condición. Los padres se sienten aliviados cuando se le dan anteojos a su hijo: esto confirma que no hay nada «malo» en su hijo (y en ellos mismos), ya que los anteojos parecen resolver todos los problemas (excepto para el niño mismo, pero esto no se nota mucho).

En segundo lugar, hemos sido condicionados a considerar los anteojos como algo normal. Existe la idea básica de que todos, tarde o temprano, necesitan anteojos.

En tercer lugar, siempre nos han dicho que los ojos solo pueden empeorar si no usas siempre gafas. Y hemos pasado este «conocimiento» a otros. Desde este punto de vista, cada método que dice prescindir de anteojos es automáticamente sospechoso. Este «conocimiento» es propagado por cientos de miles de personas. Es difícil pensar que quizás algunos de los conceptos básicos a los que se refieren todas estas personas estén equivocados

“Que bonitos (ante)ojos tienes!”

Cuarto, las gafas incluso se han vuelto atractivas en nuestra cultura. Algunos piensan que son aún más atractivos si usan ciertas monturas. Y todos están listos para confirmar, tal vez para animar, dado que las gafas se consideran inevitables. Además, muchos estudios confirman que usar gafas se percibe como un signo de inteligencia y cultura.

Quinto, las personas a menudo tienen mucha resistencia a todas las formas de cambio. A algunas personas les resulta poco atractiva la idea de cambiar hábitos, actitudes, personalidades y pensamientos para mejorar la vista. Estas personas «quieren» creer que el método Bates no funciona. De lo contrario, tendrían que enfrentar algunas cosas molestas (es decir, cambiar).

Sexto, la popularidad y disponibilidad de las operaciones con láser parece proporcionar una forma simple, rápida e incluso «mágica» de resolver el problema de forma permanente. Aquí también se trata de «querer creer»: la regla es que antes o después todos los operados necesiten gafas nuevamente.

También hay un lado socioeconómico. Hay una próspera industria óptica y un vasto tejido comercial vinculado a ella. Los optometristas, ópticos y, hasta cierto punto, los oftalmólogos se ganan la vida incluso recetando y vendiendo anteojos.
Un método que reduce el uso de anteojos significa una reducción en el business, especialmente si el médico es la primera persona en practicar el método. Un oftalmólogo sabe cómo ganarse bien la vida conviviendo con las herramientas y conceptos que ha aprendido, incluso si sabe que hay algunas debilidades en la estructura conceptual tradicional. ¿Por qué debería arriesgar su carrera y estilo de vida? Hay poco dinero que ganar con el método Bates …

¿Quién debería certificar el método Bates?

Pero, ¿qué les sucede a los oftalmólogos que prueban el método Bates o certifican los resultados de un practicante Bates?

Serán burlados implacablemente por sus colegas; perderán credibilidad y consideración. ¿Vale la pena? Ya hay argumentos pre empaquetados para «explicar» las mejoras que se consideran imposibles. Entonces, no hay necesidad de investigar. Es mejor descansar tranquilo y no exponerse.

Pero los oftalmólogos también tienen otros intereses que defender, incluso más profundos que sus carreras y su reputación.
Cuando una gran parte de la vida ha pasado, primero como estudiante y luego como profesional, estudiando de acuerdo con ciertos principios, adquiriendo competencia y considerándose benefactores, que ayudan a la humanidad prescribiendo lentes y reduciendo las molestias de las personas … ..
Cuando durante años se basó en la idea de que las diversas condiciones visuales NO SE PUEDEN mejorar y los que dicen lo contrario siempre se consideran charlatanes o bufones.

Incluso una sola posibilidad remota de que su carrera se haya basado en creencias falsas y que sus recetas hayan dañado a sus clientes, puede ser demasiado difícil de aceptar.
Esto explica por qué tan pocos oftalmólogos están dispuestos a  considerar el método Bates y demostrarlo honestamente bajo la guía de un operador calificado,  y también explica por qué la respuesta que obtienes de ellos es a menudo «El método Bates parece bonito, pero no funciona», o «Fue refutado científicamente hace mucho tiempo» o incluso «Bates era un charlatán». Ninguna de estas afirmaciones es cierta.

Pero ¿Qué opina la «Ciencia”?

Nunca ha habido un estudio científico sólido sobre la efectividad del Método Bates. Nunca, en casi un siglo.

Ninguna organización capaz de financiar y realizar un estudio similar ha encontrado atractiva esta idea. Han habido muchisimos estudios pequeños, con el apoyo de algunos oftalmólogos u optometristas; todo invariablemente positivo, pero también fácil de ignorar.

Hay un estudio, solo uno, realizado en 1940 por el Proyecto de Control de la Miopía de Baltimore que se realizó como una «respuesta al método Bates», pero en realidad lo que se examinó fue el sistema de entrenamiento visual desarrollado por optometristas (que tiene muy poco que ver con Bates), concluyendo que podría funcionar con resultados modestos solo en la miopía leve. Aunque los optometristas mismos habían declarado oficialmente que su programa no tenía nada que ver con el método Bates, de vez en cuando todavía se dice que el estudio demostró la ineficacia del método Bates.

(de un artículo de David Kiesling)

 

 

 

]]>
https://www.metodobates.it/es/si-el-metodo-bates-es-tan-efectivo/feed/ 0
¡Rejillas magicas! https://www.metodobates.it/es/rejillas-magicas/ https://www.metodobates.it/es/rejillas-magicas/#respond Thu, 11 Jul 2019 10:27:07 +0000 https://www.metodobates.it/?p=1835 Lentes reticulares: ¿Cuántos niveles de mejora de la vista puedes esperar?

Nivel 0
Te los pones e inmediatamente sientes que hay algo diferente. Ves mejor de lo que esperabas y … en alguna parte de tus ojos, sientes que el esfuerzo comienza a desaparecer.

Nivel 1
Después de una semana o dos de usarlos, aplicando las recomendaciones que encuentras en el folleto de instrucciones, comienzas a encontrarte bien. Trabajas por más tiempo sin cansarte, sientes tus ojos más vivos. El fenómeno de la duplicación de las imágenes desaparece por completo, por ser vinculado a la fijeza de la mirada, que ahora ya no te molesta más.

Nivel 2
Después de aproximadamente un mes, te das cuenta de que la percepción de la rejilla también desaparece. A veces podría molestarte, quizás dependiendo de la mayor o menor cantidad de luz. Ahora puedes decidir si verla o no verla.

Nivel
Entre uno y tres meses.
Comienzas a usar los Reticulares en otras situaciones, además de con computadoras, televisores, lectura. Siempre lo encuentras mejor, a menudo los prefieres a las gafas de sol, haces caminatas o incluso ejercicios con ellos.
El movimiento ya no te molesta, de hecho, se presenta un fenómeno nuevo e interesante: mejora tu percepción de las distancias, de la tridimensionalidad. ¡El mundo se convierte … más profundo! Incluso la nitidez mejora, como si tu cerebro pudiera enfocar mejor, ahora que ve mejor las distancias.

Nivel 4
Después de 6 meses de uso habitual y regular.
Algo que no esperabas empieza a suceder. Hasta ahora estaba muy claro que cuando la luz disminuía, los Reticulares te ayudaban cada vez menos. Después de todo son un FILTRO, que elimina el 70% de la luz. Ahora …. te das cuenta de que puedes usarlos incluso con menos luz de lo habitual.

Todavía no tenemos una explicación para este fenómeno (¿mejor elasticidad del iris? ¿Mejor percepción del contraste? …), pero muchos lo notan.

Nivel 5 y siguientes
Cuentanos tus experiencias. Espero tus comentarios…

 

EN CONCLUSION

Los Reticulares son un verdadero fitness para los ojos y la mente visual. Contribuyen al despertar y al mejoramiento de las habilidades visuales, son compañeros fieles del método Bates y de muchas disciplinas (pregúntele a su posturólogo, por ejemplo).
Siempre que sean de buena calidad y se ajusten a tu problema visual.

Como elegirlos

COMPRAR 

 

]]>
https://www.metodobates.it/es/rejillas-magicas/feed/ 0
Mi experiencia como queratocónica https://www.metodobates.it/es/mi-experiencia-como-queratoconica/ https://www.metodobates.it/es/mi-experiencia-como-queratoconica/#respond Sun, 02 Jun 2019 10:17:03 +0000 https://www.metodobates.it/?p=1802 Sandra Merideth es educadora visual de EEUU. Ha enfrentado su propio queratocono y ayudado otros que lo padecem

El poder del cono: mi experiencia como queratocónica

Vivo en Santa Fe, en EE.UU., en un lugar circundado por montañas. Mi hijo, que está aprendiendo geología y tectónica, me cuenta que algunos de estos picos en forma de cono son antiguos volcanes que se han abierto paso hacia la superficie provenientes de una gran profundidad. Los Anasazi, pueblo prehistórico, creía que estas montañas tenían una energía particular, y efectivamente han sido creadas por un proceso en el cual grandes fuerzas han entrado en colisión, se han revuelto sobre sí mismas, y han eructado por fin formando las bonitas formaciones que a día de hoy puntean el horizonte en todas direcciones.

En 1982, otro tipo de cono estalló en mi horizonte personal. Un queratocono me fue diagnosticado, una condición de la córnea relativamente rara (el porcentaje es de uno de cada 2000): la córnea de un ojo, seguida bastantes años después por la otra, empieza a adelgazarse y a asumir la forma de un cono. La córnea en estas condiciones está sometida a un astigmatismo particularmente intenso e irregular. Algunas personas han comparado la visión en estas condiciones con el famoso «desnudo que baja las escaleras» de Marcel Duchamp: el campo visual es fraccionado y los puntos de vista proliferan. Una persona que se acerca a un queratocónico parece acercarse un momento, y el siguiente alejarse. Tendrá a lo mejor dos narices y tres o cuatro brazos. Si algo, por ejemplo, los botones de su camisa, reflejan la luz, se dividirán en esquinas que van en todas direcciones; cada botón aparecerá con bastantes botones, cada uno de los cuales en el centro de una telaraña hecha de extrañas luminiscencias.

El tratamiento tradicional del queratocono consiste en llevar una lente rígida permeable al gas sobre la córnea enferma. Es un poco como si se hiciera un trasplante momentáneo de córnea, y algunos profesionales médicos tradicionales piensan que una córnea rebelde se tiene que cuidar así. Pero aquí surge un problema. Como dijo un oculista que curó a un queratocónico, poner una lentilla sobre una córnea del género es «como poner en vilo un plato sobre un balón de rugby». Y naturalmente, llevando una lente del género uno se ve condenado a restringir el ámbito de los movimientos oculares por el miedo de perder las lentes y caer en las profundidades de un cuadro cubista. Y no pudiendo ni parpaear, ni girar normalmente los ojos, también se acaba por tener ojos muy secos y muy rojos.

Además, la córnea es rayada a menudo por el constante contacto con la lente, lo cual empeora ulteriormente la visión. Mi córnea derecha acabó así y la solución fue ponerme dos lentillas, en una disposición elegantemente definida como «a caballito»: una lente blanda bajo una lente rígida. Así logré llegar a una visión de 20/30, o sea del 70%, sólo por pocos días; luego el ojo empezó a acostumbrarse a la nueva lente y la visión disminuyó. Psicológicamente no podía soportar la presencia de dos lentes en el ojo.

Cada mañana, antes de ponerme las lentes sentía latir mi corazón – aunque mi córnea tuvo que recibir bastante oxígeno con el caballito, me sentí ahogada por la presencia de todas aquellas cosas en los ojos. También se planteaba la posibilidad de un trasplante de córnea; aunque el mismo oculista y mi optometrista no hablaron nunca de ello, supe que, cuando las lentillas ya no eran toleradas, ésa era la última alternativa.

En este punto, verano de 1996, ya empecé espontáneamente a no llevar las lentes. El oculista me prescribió un par de gafas con una corrección total de 17 dioptrías, entre esféricas y cilíndricas para el ojo derecho. Logré percibir con dificultad la gran E en el tablero. Delante del ojo izquierdo tenía 9 dioptrías, con lo que veía 20/40, un 50%. Fui a un optometrista comportamental, que me recomendó volver a la solución del caballito; yo le pedí gafas que por lo menos me permitieran leer. Me dio una prescripción de -5,75 para ambos ojos: pensó que, aunque esta prescripción reducida no me permitiría ver mucho con el ojo derecho, por lo menos el sistema nervioso se beneficiaría de un menor esfuerzo. Me encontré tan bien que le pedí que insertara las nuevas lentes en la vieja montura, aceptando por lo tanto una buena cantidad de borrosidad todo el tiempo.

Empecé a dar largos paseos sin llevar corrección alguna. Al principio el mundo parecía bastante surrealista. Recuerdo haber encontrado lo que tuvo que ser el hombre elefante que empujaba, (¿o tiraba?) una especie de calesín marrón de tres ruedas. ¡Mientras trataba de interpretar el todo, una de las tres ruedas ladró! Se trataba de un hombre normal que paseaba tres perros. También empecé a trabajar sin lentes en mi galería. No tuve elementos para entender de qué cuadro hablaban mis clientes, porque tampoco podía entender en qué dirección miraban.

Sus rostros parecían haber sido realizados por Picasso, con rasgos que se iban en todas direcciones. Pregunté un montón de cosas, bromeaba sobre mi vista guiñando: fue bastante liberador admitir que no veía bien: siempre lo tuve en secreto porque se supone que un comerciante tiene que ver bien para tenerlo todo bajo control, y poder guiñar sin amenazar disparar una lentilla. Me pareció lo máximo. También empecé a girar los ojos con abandono, lo cual, después de todos aquellos años de reclusión casi parecía pecaminoso. Al llenar un recibo, lo tenía a una docena de centímetros de los ojos. Mi mala vista era tan evidente que la gente empezó a expresarse al respeto. El comentario más frecuente fue: «¡Cómo la entiendo!». Empecé a darme cuenta de que el mundo estaba lleno de infelices portadores de lentillas.

Un día, al definir una venta, tenía el recibo sobre el escritorio a al menos 40 centímetros de los ojos. No tuve dificultad porque había memorizado los espacios blancos que rellenar. Pero aquel día pareció que las letras saltaban de la hoja hacia mis ojos: ¡todo claro! El mismo día, durante un paseo, un corral que siempre me pareció una abstracta mezcla de colores, un poco a lo Jackson Pollock, se reorganizó de repente en una serie de objetos reconocibles: un triciclo anaranjado, una tumbona a revés, un tubo para regar, una barbacoa herrumbrosa. En el sol de la mañana, ese corralito desordenado apareció más glorioso y atrayente que el jardín más fino. Empujé mi osadía hasta empezar a conducir sin gafas. Ahora las cosas empezaron a enfocarse de veras. Ya que conducir es sobre todo una actividad del hemisferio cerebral derecho y solicita un montón de movimientos oculares, lo he encontrado una actividad muy útil para tener períodos prolongados de claridad.

En el otoño del 97 renové el permiso y pasé el examen de vista de lejos con mi corrección «de lectura», -5,75.  Por un instante las letras quedaron un poco nubladas, luego oí la voz del oculista que diagnosticó mi queratocono: «Tendrás que llevar lentes rígidas toda la vida» y…. las letras se dispararon a su sitio, nítidas. Desde entonces he reducido mi prescripción a -4,25; con estas gafas veo por lo menos 20/32, casi un 90%, con ambos ojos. Con el ojo derecho, el del cono mayor, veo de 20/70 a 20/100, de tres a dos décimos. ¡Es curioso que antes, con 17 dioptrías delante de este ojo, a duras penas lograba distinguir el tablero! Con el ojo izquierdo, aunque también tenga un cono, veo 20/40,  un 50%)

Es interesante que la visión de los dos ojos juntos sea más clara que la de cada ojo por separado. Indudablemente, esto tiene que ver con las prácticas que he seguido para estimular la integración. Siguiendo las indicaciones de mi optometrista comportamental, he empezado a utilizar la cuerda de Brock, una guita interrumpida por un cierto número de aljófares pintados, durante bastantes minutos al día, así como también he ejecutado ejercicios de fusión en los cuales círculos y letras se unen cuando se cruzan los ojos (ver la reducción de la presbicia, según Ray Gottlieb). También he desarrollado ejercicios personales, llamados «Cone Power», ejercicios de fusión que conciernen particularmente las líneas oblicuas. Mi astigmatismo más fuerte está sobre líneas oblicuas.

Si hay un tema que es central para la reducción del queratocono es la fusión de los ojos, la integración de los hemisferios cerebrales, y en el fondo, la integración y armonización de todos los diferentes aspectos de mi vida. Recuerda que en el 99% de los casos el queratocono es «unilateral»: empieza en un ojo, se desarrolla después en el otro ojo durante bastantes años, retoma y se amplifica en el primero, etcétera. Esta progresión ha sido definida por los descubrimientos del The Collaborative Longitudinal Evaluation of Keratoconus, CLEK, un estudio sobre 1209 pacientes durante un período de bastantes años en EE.UU. (Por datos técnicos, The National Keratoconus Foundation/8631 West Third Street contacta, Suite 520E/Los Angeles, CA90048). Hay una particular actitud destructiva a obra en el queratocono, como «apuros a ti si lo haces / apuros a ti si «no lo haces», que acaba por desviar y deformar cada energía. Un poco como el efecto que se tiene cuando se apunta una telecámara hacia un monitor: dos fuerzas iguales entran en colisión y crean «nieve». Del mismo modo han operado las fuerzas poderosas que han entrado en colisión y han creado la espléndida topografía en el Nuevo México, donde vivo.

Pertenezco a un par de listas de correo dedicadas a apoyar a pacientes con queratocono, aunque yo no me sienta para nada «paciente»: este término implica una actitud pasiva por parte del queratocónico. Recientemente, alguien en estos grupos ha conducido una búsqueda informal sobre en qué ojo se ha desarrollado por primera vez el queratocono en relación a ser diestro o zurdo.

El investigador se esperaba encontrar una correlación ojo derecho – mano derecha, porque estadísticamente el queratocono se relacionaba con la costumbre de frotarse los ojos. En realidad, no fue encontrada correlación alguna y la cosa no me sorprendió, porque yo no he tenido nunca la costumbre de frotarme los ojos. Pero pienso que hay una correlación con el hemisferio dominante en un determinado momento de la vida de una persona.

He hablado con bastantes queratocónicos y muchos recuerdan haber realizado grandes cambios justo en el período anterior el queratocono. ¡A veces se divorcian, cambian de trabajo o se desplazan a otra zona. ¡Yo hice las tres cosas!. O bien se agotan; o se les muere un padre. Una mujer contó que su madre tuvo que amputarse una pierna y su suegra murió el año anterior al queratocono. Como en muchos otros desórdenes visuales, hay un «alejar la mirada» del dolor, a veces hasta un cambio de la dominancia de los hemisferios cerebrales.

La mujer que vió sufrir tan intensamente a su madre desarrolló el queratocono en su ojo izquierdo, el «femenino.» Una clienta dejó al marido y el hecho le golpeó el ojo derecho, el «masculino.» En mi caso, no sólo he dejado a mi marido y me he desplazado a otro estado, sino que también he operado un cambio de 180 grados en mi trabajo. De ser bastante tímida, enseñante miope de inglés en la universidad, he llegado a ser directora de ventas de una gran galería de arte. ¡Extrañamente, antes de ser elegida para ese puesto tuve que pasar una prueba de personalidad, que me definió como el perfecto estereotipo del hipermétrope, lo contrario de la miopía, completamente orientado sobre el hemisferio derecho! Tras un período de gran estrés cambié radicalmente de aptitudes; pero en realidad todavía estaba bastante atada a viejos dolores, resentimientos y sentimientos de culpa.

Estos viejos sentimientos contrastaban en profundidad con mi nueva actitud de hipermétrope e hicieron fuerza hasta salir, en forma de cono, en mi ojo derecho. Puesto que adopté las lentes rígidas para contrastar el empujón en el ojo derecho, las mismas fuerzas encontraron la calle del ojo izquierdo. Puesto que empecé a usar la lente rígida por el accidente, las de la derecha volvieron a empezar a empeorar, etcétera.

Era como si unas partes de mí misma se volvieran alérgicas a otras partes de mí.

Además, el queratocono ha sido asociado con la incidencia de enfermedades varias: desórdenes alérgicos como la psoriasis, el asma, la fiebre del heno, etc. La mujer cuya madre tuvo que amputarse una pierna empezó a tener psoriasis, no sólo en la piel, sino hasta en la córnea. No sólo tiene conos muy marcados en la córnea, sino también agujeros cavados por la psoriasis.

Aunque a mí me haya hecho mucho bien quitarme las lentes, este no es un procedimiento factible para quien ya ha sufrido grandes daños estructurales en la córnea, como a la mujer con psoriasis. En un caso de ese tipo, recomiendo que no se usen las lentes en el tiempo «tranquilo.» Y hay que encontrar un tiempo «tranquilo», aunque siempre sea de esperar que un queratocónico tienda a evitar dedicar tiempo a la tranquilidad y a la reflexión, actividad del más receptivo hemisferio derecho. En todo caso, es fundamental pasar el mayor tiempo posible sin lentes.

En cuanto se experimente un mínimo de comodidad sin lentes, recomiendo que el queratocónico empiece a experimentar el empleo del parche cubriendo un ojo a la vez, de modo que esté en contacto con las muchas energías que hay retenidas detrás de cada cono.

Llevar un diario puede ser muy útil, así como también compartir con otras personas los mismos descubrimientos.

Una de mis clientas ha sufrido un trasplante y encuentra muy difícil aceptar la nueva córnea en el ojo derecho. Aunque para la medicina tradicional el trasplante es una solución definitiva, en un buen número de casos no lo es en absoluto. También cuando la córnea no es rechazada como un cuerpo extraño, las viejas fuerzas en contraste siempre están presentes, y puede que el queratocónico no acepte la nueva imagen porque está en contraste con su verdad interior. En ese caso, trabajo con afirmaciones positivas, para escribir, llevar en el bolsillo, compartir con amigos, etc.; afirmaciones como: la luz interior es la que transforma la nueva córnea en una cosa propia, que empieza a sentirse justo en su visión, que el mundo parece un sitio menos fragmentado, etc.

De igual modo que el cono izquierdo y el derecho se combaten, de lo que se derivan astigmatismos oblicuos que van en direcciones opuestas, a menudo el queratocónico siente una lucha entre muchos aspectos de su vida. Es esencial encontrar un foco, algo central para su visión y su vida. Puede ser una verdad espiritual o el empeño en cuidar a la propia familia y a los demás. Puede ser un trabajo más sano y satisfactorio. Algo en que encauzar las mismas energías. El concepto de Bates de centralización, según el cual en cada instante la parte exactamente central de lo que se observa es percibida mejor que lo demás, es de particular utilidad a este nivel. Aunque se percibe todo el campo visual y no se pierde la conciencia de lo que ocurre en la periferia, sólo es el objeto del centro o una pequeña parte, si el objeto es grande, lo que es percibido con total nitidez. Esta percepción ayuda a sentir que existe un centro propio al cual se puede volver cómodamente en cada momento.

En este momento de mi vida he vuelto a escribir, cosa que creía haber abandonado para siempre. También he vuelto a enseñar; pero esta vez le enseño a la gente cómo permitir a los propios ojos ver el mundo y sus vidas con mayor claridad. En el momento en que expreso más aspectos de mí misma partiendo de mi centro de verdad, hay menos tensión entre mis ojos. Me he casado y habiendo liberado las energías extraviadas conexas a la primera boda, ahora me considero una mujer satisfecha y una madre capaz de apoyar a sus hijos. La imagen del mundo provista por mis ojos es más completa. Y todas las montañas me aparecen como les parecieron a mis antepasados: bonitas y milagrosas.

]]>
https://www.metodobates.it/es/mi-experiencia-como-queratoconica/feed/ 0
¡Seguro que nunca voy a lograrlo! https://www.metodobates.it/es/seguro-que-nunca-voy-a-lograrlo/ https://www.metodobates.it/es/seguro-que-nunca-voy-a-lograrlo/#comments Sat, 13 Apr 2019 05:34:08 +0000 https://www.metodobates.it/?p=1775 Hay una fuerte analogía entre el camino que conduce a «Ver claramente» y la investigación espiritual. Al igual que hay una fuerte analogía entre los «clear flash», los episodios de visión totalmente clara y el «Satori», cuando uno entra en armonía con el mundo y se queda «iluminado». Y también las trampas que nos proporciona la mente para evitar que logremos nuestros objetivos son básicamente las mismas. Este artículo es de Akarmo, un investigador espiritual y un amigo. Recomiendo a todos los “visionarios” que lo lean y … lo «mediten».

El Zen y el arte de … la comparación con la motocicleta

“Estaba pedaleando con una buena sensación de velocidad, con piernas que iban sin esfuerzo. «Bueno, a pesar de la edad (y del invierno con poca acción) todavía me manejo bien», pensé … Entonces, un poderoso rugido detrás de mí. E incluso antes de imaginar lo que era, me superó, haciéndome sentir el cambio de aire, una gran y poderosa que iba por lo menos a 150 kilómetros por hora. Una sensación de poder y de rapidez.
Llegó tan repentinamente que, por sorpresa, atrajo toda mi atención y también mis sentidos. Identificado con la moto, parecía que estaba a bordo y me vi lanzándome rápido, llegando en un momento a la rotonda a 100 metros de mí. Que loca sensación de velocidad, por un momento.

Sentirse impotente

Luego volví a la realidad, montando mi bicicleta, que por el contrario me hizo sentir como si estuviera casi parado. ¡Y decir que unos minutos antes me parecía andar tan rápido!
La sensación de velocidad flue reemplazada por un sentido casi de impotencia: nunca llegaré a esa rotonda con esta bicicleta lenta y pesada y las piernas que no pueden hacer más que esto.

La comparación es un truco típico de la mente. Y ciertamente no fue la primera vez que me sucedió.
Recuerdo en Pune (India), un discurso en el que Osho, respondiendo a la pregunta de un famoso terapeuta de la época, le dijo que había tenido un satori y que estaba casi iluminado. Estaba al principio de mi historia con Osho y, comparándome con el terapeuta, ¡sentí que a ese nivel nunca hubiera llegado! Tenía todavía mucho que hacer y las cosas se movían muy lentamente.

…. o impaciente

Sin embargo, unos días después me encontré consolación cuando Osho le dijo al mismo terapeuta que después de su primer satori iba a ser difícil para él tener el segundo, porque habría estado allí para esperarlo cada vez que entrara en meditación. En ese punto debería haber sido muy paciente …
¡Qué contradicción! Por un lado, si no apuntas a un objetivo, nunca darás ningún paso en esa dirección. Además, Osho también continuaba diciéndonos que es una cuestión de totalidad, que debemos entregarnos sin tregua. Por otro lado, si quieres llegar con todo tu ser, este mismo deseo se convierte en el obstáculo.

 

¿Hay alguna solución? (incluso para aquellos que solo quieren ver claramente)

Encontré una pieza de Osho que me hizo hacer las paces con esta paradoja:

«Desde la semilla hasta la fruta hay un largo viaje y se necesita mucha paciencia por parte del jardinero. Pero la paciencia no debe convertirse en pereza y la diferencia es muy sutil. La paciencia debe permanecer, muy profunda en el corazón, muy impaciente, sabiendo perfectamente que cuando llegue la primavera las flores llegarán. Esto no significa que debas olvidar el anhelo, la aspiración, por la llegada de la primavera; Espera, pero tu espera no debería detenerte. El invitado vendrá, pero nadie sabe cuándo llegará. Espera como un amante, con las puertas abiertas, con los ojos fijos en la carretera … Como si en un instante tuviera lugar la reunión con el invitado, con tu amante.

En el camino espiritual, las cosas que usualmente parecen contradictorias se vuelven complementarias. Sea paciente con la impaciencia, o sea impaciente con la paciencia, pero ambas deben coexistir. Si eliges una, hay peligro. La paciencia sola se convertirá en pereza; La impaciencia sola se convertirá en inútil ansiedad. Ambas son necesarias, en equilibrio. La impaciencia te mantiene en aspiración, espera, y la paciencia evita que te pongas tenso, que generes ansiedad. Ambas tienen funciones que cumplir en el camino espiritual «. Osho
Sin embargo, afortunadamente, hay momentos en que la paradoja no existe y te encuentras en el espacio interior «perfecto», sin contradicciones: no tienen tiempo para tomar forma, porque todo fluye tan rápido que solo puedes fluir con la corriente, en gratitud «.

Estos momentos no son raros en nuestros grupos, cursos y vacaciones para los ojos …

 

]]>
https://www.metodobates.it/es/seguro-que-nunca-voy-a-lograrlo/feed/ 3
Optimum v / s pessimum: ¿vemos mejor lo que nos hace felices? https://www.metodobates.it/es/optimum-v-s-pessimum-vemos-mejor-lo-que-nos-hace-felices/ https://www.metodobates.it/es/optimum-v-s-pessimum-vemos-mejor-lo-que-nos-hace-felices/#respond Tue, 05 Feb 2019 10:55:53 +0000 https://www.metodobates.it/?p=1666 Óptimum y pessimum son términos (en latino) utilizados por W. H. Bates. Siendo un observador entusiasta, se dio cuenta de que sus pacientes tendían a ver mejor cosas agradables y desenfocar las cosas que les molestaban o asustaban.

Los ojos NO son cámaras

Esto, por supuesto, no tiene ningún sentido si pensamos en los ojos como cámaras. Una vez que las hemos enfocado precisamente en términos de distancia y luminosidad, ellas cumplen con su deber y registran fielmente deliciosos cachorros o escenas atroces.
Pero, de hecho, no somos cámaras, sentimos emociones. Podemos descubrir que vemos una letra mejor en la pizarra solo porque nuestro nombre comienza con esa letra, o reconocemos a nuestro ser querido que llega a la cita desde distancias imposibles.

En busca del placer

Ahora, en un nivel extremadamente elemental, todos nosotros, los seres vivos, tendemos a acercarnos a las cosas agradables y escapar de las desagradables. Incluso las amebas se acercan a lo que puede ser alimento y se retiran de lo que puede representar una amenaza. Es natural. Entonces, la transposición parece inmediata: ¿No será que los ojos han aprendido a «retirarse» de las cosas desagradables o amenazantes y han cristalizado esta respuesta en una actitud dominante? Y ¿No será que toda educación visual no es nada más que reconducir este mecanismo dentro de sus límites y favorecer una actitud de aceptación hacia lo que se ve?

A nadie le gusta el pobre opto tipo

Bates ciertamente tuvo esto en mente cuando insistió en recomendar una presencia constante del optotipo (tabla de prueba) en las clases escolares.
El optotipo, que es un pesimium por la acumulación de experiencias negativas, primero tenía que convertirse en algo neutral: algo «que es parte normal del paisaje», y luego convertirse en un amigo, algo que te reconforta y calma.

Rodeados por «pessimum»

Pero para un miope, también hay muchos otros elementos con los cuales hay que reconciliarse. Por ejemplo esas cosas que tratamos de ver: en una curva sin visibilidad (siempre podría haber locos…). Es un círculo vicioso: uno se esfuerza por ver porque no confía en su vista y en su capacidad para responder a una emergencia. Y es por eso que ve siempre peor. Pero no es solo una cuestión de movimiento y peligros físicos: trabajar en la computadora puede producir un efecto «pessimum» cuando te dejas llevar por «Tengo que hacerlo» y te enfrentas a cosas poco atractivas.

Todos conocemos este proceso

Comenzamos a endurecer nuestra postura, a inclinarnos hacia la pantalla. Respiramos menos (o nada), nos olvidamos totalmente de parpadear, estiramos nuestras frentes (y cuellos) y sentimos un leve dolor de cabeza que se anuncia. ¿Por qué nos abandonamos a este vórtice de tensión? Un palming, un estiramiento o una caminata corta serían suficientes. El cambio de energía siempre está ahí y el sistema visual respira. En definitiva, es realmente una cuestión de actitud. Por supuesto, si odias tu trabajo, no encentrarás nada de agradable para observar durante el tiempo de trabajo.

La conciencia te ayuda

Pero incluso aquí tu conciencia puede hacer la diferencia. Trata de encontrar detalles interesantes o agradables: una planta, una pintura, la vista de una ventana. Cosas pequeñas, que disfrutas viendo (también tu mismo puedes poner una plantita o algo bonito). Busca encontrar de nuevo la respiración, la fluidez en el cuerpo y en la expresión de la cara. En definitiva, busca encontrar un simple bienestar. Y trata de expandir este equilibrio a otras cosas.

]]>
https://www.metodobates.it/es/optimum-v-s-pessimum-vemos-mejor-lo-que-nos-hace-felices/feed/ 0
TIP: ¿Tienes el habito de soñar despierto? https://www.metodobates.it/es/tip-tienes-el-habito-de-sonar-despierto/ https://www.metodobates.it/es/tip-tienes-el-habito-de-sonar-despierto/#comments Thu, 10 Jan 2019 07:46:44 +0000 https://www.metodobates.it/?p=1461 Se reconoce fácilmente cuando alguien está soñando despierto. Tiene una mirada fija, desenfocada, vítrea, no parpadea y sus ojos no se mueven. Y si esto se convierte en un hábito, promueve una visión deficiente.
Utilizo la expresión soñar despierto para indicar una actividad mental. que puede o no puede involucrar imágenes, que capta la atención de una persona mientras sus ojos están abiertos.
No hay nada de malo en el uso creativo de la imaginación, pero cuando soñar despierto se convierte en un hábito, puede tener un efecto negativo en nuestra visión.

Cabeza en las nubes
Si cierras los ojos e imaginas mirar una escena distante, tus ojos responden y cambian el enfoque, como si realmente estuvieran mirando esa escena. Tus ojos están tratando de enfocar lo que ves con el ojo de la mente.
Entonces, si estás caminando o conduciendo en la calle y pensando en otra cosa, tus ojos se ven atrapados por un dilema: ¿qué deberían ver? Por un lado, están tratando de enfocar el camino y, por otro lado, están tratando de enfocarse en lo que tienes en mente. Esto causa la fijación, crea tensión visual y envía comunicaciones contradictorias al cerebro.
No permite que tus ojos se atasquen entre estos dos tipos diferentes de visión: vista externa y visión interna. Cierra los ojos cuando quieras soñar. Y no pierdas el contacto con el mundo cuando tengas los ojos abiertos, permanece presente.

En el cole
Muchas veces he dicho que la necesidad de gafas más fuertes sigue el curso de la escuela. ¿Qué hace la mayoría de estos niños cuando están en la escuela? La mayoría del tiempo están soñando despiertos, pensando en lo que harán después de la escuela. Mientras sus ojos intentan concentrarse en la pizarra …

Y la lectura
Pero hay otra manera de soñar despierto que todos los estudiantes hacen todos los días: leer. Piensa en leer por un momento. Tus ojos están viendo las letras en la página; por ejemplo, están viendo las letras G A T O
Pero en tu mente ves un gato. Tus ojos están viendo algo y tu mente está viendo otro.
Un enfoque cercano prolongado se ha citado a menudo como una causa importante de la miopía, pero creo que la lectura en sí misma, precisamente porque es una actividad abstracta, puede ser particularmente estresante para los ojos.

Cuida tus ojos
Para evitar que la lectura sea una actividad ocular muy estresante, recuerda incorporar estos 3 puntos, que ya hemos mencionado varias veces:
1) sigue parpadeando
2) ser consciente de la visión periférica, e
3) a menudo miran detalles distantes.
Pero también es importante que te mantengas al tanto de lo que realmente estás viendo, a saber, las letras en la página, enfocándolas bien, mientras te dejas absorber por lo que las palabras quieren comunicarte.

]]>
https://www.metodobates.it/es/tip-tienes-el-habito-de-sonar-despierto/feed/ 2