¿Qué hay detrás de los ojos?

¡El cerebro! Por supuesto, es principalmente con el cerebro que vemos. Pero hay algo más: detrás de los ojos hay … ¡el cuerpo! Y esto es algo que, especialmente aquellos con problemas de visión, se olvidan. Particularmente los miopes se han entrenado para no sentir las sensaciones que provienen del cuerpo (y, por supuesto, también de los ojos).

Las razones son múltiples, pero se pueden resumir en no querer estar aquí, o excluir o limitar las sensaciones que vienen del cuerpo, refugiándose en cambio en el pensamiento (que parece ser un lugar «más seguro»). Pero nuestros sentidos, incluidas las sensaciones propioceptivas del cuerpo, son la única forma de estar presentes en el aquí y ahora.

¿Cómo se consigue no estar presente?
Estas son las actitudes más comunes que se establecen:

  • – bloqueo de la respiración
  • – ausencia de parpadeo y mirada fija
  • – mandíbula contraída
  • – ausencia de expresión (o expresión «preocupada»)
  • – ausencia o limitación del movimiento de hombros, pelvis, zona lumbar
  • – rodillas invariablemente bloqueadas hacia atrás
  • – ausencia de enraizamiento y de movimiento de los pies

¡Pero mira! Justo lo que TODOS hacen cuando miran un opto tipo (tabla de prueba visual).

Si queremos volver a ver bien, también debemos volver a «vivir» en nuestro cuerpo.

Tenemos que volver a sentirlo y desmantelar las rigideces que hemos acumulado precisamente para no percibirlo. Meir Schneider insiste mucho en la necesidad de mover todos los músculos del cuerpo, hacer auto masaje, probar siempre nuevos movimientos, salir de un estilo de vida sedentario.

Las oscilaciones amplias
son un desafío y un banco de pruebas.

Casi se podría decir que, hasta que no se practiquen de manera «profesional» y … disfrutándolas (!), todavía no nos hemos embarcado realmente en el camino de la Visión Natural y del método Bates. Precisamente porque son esencialmente un ejercicio de relajación y presencia: las dos cosas que las personas con problemas de visión intentan evitar.

 

Si acceptas el desafío …

  • El movimiento debe ser muy lento y los ojos deben deslizarse junto con la cabeza, acariciando TODO lo que pasa ante los ojos: el 99% de las personas con problemas de visión intentarán NO HACERLO. Por ejemplo, mirarán al suelo o darán grandes saltos con los ojos, como para agarrarse a las cosas con sus ojos; o irán demasiado rápido para hacer que todo sea indistinto (y aun así darán grandes saltos). Es necesario hacer un trabajo preparatorio, usando un dedo o el separador de campo visual o el Unicornio (ver en www.naturalvision.it).
  • El cuerpo debe girar de manera armoniosa y, para hacerlo, debe cambiar el peso de un pie al otro. Invariablemente, todos aquellos que tienen problemas de visión intentarán no mover la pelvis separando las piernas y manteniendo el peso rigidamente en el medio, entre los dos pies. Por la misma razón, tratarán de mantener las rodillas rígidas, sin acompañar el movimiento. Es necesario recordarles que es como un «baile» y que deben poder levantar el talón del pie sobre el cual no cae el peso del cuerpo.
  • Se debe respirar. Especialmente exhalar por completo.  Al no hacerlo, se bloquea el diafragma y se pone en marcha una sensación de náuseas, que a su vez la mente interpreta como un síntoma de vértigo (favorecido por el hecho de que carece de la sensación familiar de control producida por la fijación de la mirada).

Como los derviches …

Las oscilaciones amplias pueden convertirse en una meditación, una danza lenta que involucra todo el cuerpo, los ojos, la mente y el espíritu. Esta es la experiencia de muchos practicantes del método Bates que han descubierto el placer y la buena visión que produce esta actividad.

 

¿Te gustaría una sesión individual con Maurizio Cagnoli?

Quiero mas info