«Si buscas tus gafas… ¡puedes encontrarlas con nosotros!»

Una historia real…
Un óptico romano había colocado un cartel enorme en la carretera de circunvalación. Imposible no notarlo. Podías ver una imagen similar a la que se muestra aquí: una mujer presuntamente atractiva, evidentemente desnuda, quién sabe también disponible, pero … definitivamente borrosa.

Y el mensaje transmitido fué papal papal (expresión típica romana para decir tal cual) «Si estás buscando tus gafas, las tenemos nosotros: óptica fulano ….» 

Dices: ¿no será un mensaje sexista de una sola vez? 

Sí, diría que sí. El sexo (mujeres) sirve para vender cualquier cosa. ¿Y los “hombres objeto sexual”? Para nada: el interés de las clientas (y si ven bien o mal) evidentemente no le importa mucho a nadie. ¿Quizás el óptico en cuestión no tiene clientas? ¿O tal vez que las hembras miopes y las hembras astigmáticas compran en cadenas de óptica separadas, ignoradas por los machos? (un poco al estilo talibán, por así decirlo). 

Pero profundicemos un poco más en el mensaje. 

Tratemos de superar el aspecto machista – adolescente e imaginemos una situación concreta. Digamos que tú, hombre o mujer, eres un poco miope y que estás a cierta distancia de una pareja atractiva, desnuda y disponible. ¿Qué harías? ¿Te pones las gafas para verl@ bien en cada detalle, desde la distancia (quizás para asegurarte de que no se trate de una pareja equivocada…)? ¿O no sería más fácil (y más natural) acercarte? Y cuando definitivamente estás cerca y list@ para un encuentro más íntimo, ¿no es este el momento adecuado para quitarte las gafas? ¿Quizás incluso para cerrar los ojos y abrirte a los otros sentidos?.

¿Tiene todo esto algo que ver con la pornografía? 

Una estadística reciente sobre los efectos de la pandemia y el consiguiente aumento en el tiempo pasado frente a la computadora, reporta un aumento exponencial de las ventas en línea y un aumento alarmante del tiempo dedicado a visitar sitios web “para adultos”. Es decir, un aumento del tiempo dedicado al placer solitario, estimulado por imágenes (+ algunos jadeos, algunos gemidos y algunas palabras sucias, mayoritariamente en inglés). 

¿Deberíamos considerarlo una «perversión»? 

Ja, ja, ja, más que cualquier otra cosa es una «necesidad» para aquellos que se encuentran «socialmente alejados» del objeto del deseo. Pero incluso antes de Covid, nuestra sociedad se caracterizaba por mensajes sexuales presentes en todas partes, frente a una actitud que ciertamente no es alentadora hacia el «amor libre». Las películas y los comerciales nos inundan de sexo, pero las noticias cuentan otra historia, generalmente de represión y condena. El sexo se piensa, se ve, tal vez se escucha, pero los olores, el calor y el contacto real a menudo se reprimen, tal vez incluso con dureza. 

¿Qué es, una «conspiración oculta»? 

Digamos una convergencia de intereses … Seguramente hay una tendencia generalizada a «robarnos los sentidos». No solo hemos perdido (ojalá no para siempre) el placer del contacto físico con besos y abrazos. Pero también en lo que respecta a la vista vamos perdiendo todas esas dimensiones que la hacen una maravilla: los colores, las distancias, las profundidades, el encuentro de miradas, la visión periférica, la tridimensionalidad, la capacidad de adaptación a la luz y la oscuridad intensas. Nos empujan a adoptar gafas u operaciones que solo mejoran temporalmente la nitidez, contribuyendo en cambio a la pérdida de todos los demás aspectos. Quienes venden gafas tienen todo el interés en seguir haciéndolo e incrementar y diversificar sus ventas, pero hay otros intereses amplios que aumentan sus beneficios con el aumento del distanciamiento social y el no contacto personal. Por ejemplo, la industria del porno, por nombrar una entre muchas. 

En cambio, los Educadores Visuales … 

Practicamos un enfoque holístico y, por esta misma razón, a menudo se nos acusa de no ser «científicos». De hecho, lo llamamos «Arte de la vista». Para nosotros, todos los componentes de la visión mencionados anteriormente (incluidas las emociones, el interés, el placer, la memoria y la imaginación) deben cultivarse juntos. 

Las nuestras no son terapias, son prácticas de vida. 

Incluso cuando hacemos un «ejercicio» aparentemente aburrido frente al optotipo, lo transformamos en un juego con muchos aspectos y variaciones. E intentamos involucrar todos los sentidos en nuestra experiencia, favoreciendo todas las posibilidades de contacto, juego e implicación. Por supuesto, tenemos en cuenta los límites que marca la situación general, pero no renunciamos a nuestra humanidad. Nuestro enfoque, además de Visión Natural, también podría definirse cómo Visión Humanista.

¿Funciona? ¿Llega la nitidez? …

, y no solo la nitidez, sino acompañada de todos los componentes esenciales de la visión que hemos descrito. 

Visión Natural en Madrid con Maurizio Cagnoli 16,17 de octubre
Visión Natural en Madrid con Maurizio Cagnoli 16,17 de octubre

Taller presencial muy práctico. La transformación es inmediata, «abrimos los ojos» y vemos mejor de inmediato.