¿Clara Visión? ¡Aquí (y ahora) estoy!

Por Nancy L Neff

La semana pasada asistí a un retiro de sanación energética con mi maestra Deborah King, y he notado nuevamente que cuanto más tranquila me quedo, mejor puedo ver. Ya he escrito algunas veces sobre la relación entre estar presente en el aquí y ahora y la visión, una relación cada vez más evidente. Cuando era joven no tenía la menor idea de lo que significaba estar presente, estaba demasiado ansiosa y dispersa.

En el pasado, asistí a muchos talleres y cursos de capacitación con Deborah, la mayoría de los cuales involucraron viajes al extranjero, donde innumerables cosas pueden salir mal. Pasé al menos dos veces una noche de insomnio en un aeropuerto y perdí conexiones por varias razones, desde un pinchazo en el trolley del avión (para que no pudiéramos despegar), hasta el tiempo perdido para quitar el hielo de las alas de un pequeño avión antes del despegue, lo que resultó en llegar demasiado tarde al aeropuerto principal para el vuelo de conexión.

Cualquier incidente de este tipo podría haberme puesto cada vez más ansiosa, ya que ves que el tiempo pasa sin poder hacer nada al respecto. Sin embargo, puedes decidir usar ese tiempo para tomar una siesta, meditar, escribir un diario o hablar con alguna persona interesante, sabiendo que las cosas pronto retomarán su curso. Cuando comencé a trabajar en la visión hace años, sin saber bien lo que estaba haciendo, cometí muchos errores, aún podía darme cuenta de que tener miedo y preocuparme estaba dañando mi visión y que aceptar las circunstancias podía ayudar.

 

¿Se puede hacer algo?

Aquí hay algunas cosas simples que tengo en cuenta para apoyar mi actitud y mi visión. Pueden ser obvias para muchos, pero no lo fueron para mí y tuve que aprender de la manera difícil. Así que esta también es una especie de lista de control para ayudarme a recordar, y también lo puede ser para ti.

 – Tener un plan B para cualquier enganche que puedas anticipar.
Si no lo tienes, puedes entrar fácilmente en pánico. Te sientes totalmente incapaz y no puedes pensar en cómo encontrar una solución. En el pasado me sentía regularmente «invadida» por otros, incapaz de encontrar salida. Ahora, por ejemplo, si una persona comunicativa, extrovertida y bien intencionada me pide que me una a una mesa de comedor ruidosa en un seminario, sé que puedo decir «¡No, gracias!» y sentarme sola o en dos, para poder digerir más fácilmente mi comida sin intentar seguir varias conversaciones a la vez.

– Reconocer la sensación de «esto es demasiado para mi» de raíz. Fijarse en las señales.
Cuando me pongo ansiosa, mi visión puede volverse de inmediato algo borrosa (“¡no quiero ver esta situación!”), mi respiración se vuelve más rápida y superficial, y tengo una sensación de mareo en la cabeza, como si mi cerebro estuviera compitiendo para averiguar cómo salir de todo esto. Entonces, cuando sé que estoy entrando en este estado, ¿qué puedo hacer?

– Reducir la velocidad y quedarse aquí.
Esto me ayuda a volver a mi centro: respirar más lenta y profundamente, tomar conciencia de mis pies (me digo «¡Vuelve a tus pies, Nancy!» Como sé que me gustaría volar lejos), explorar («¡escanear! «) silenciosamente y con delicadeza mi entorno, noto la periferia (que si estoy ansiosa «desaparece»). Si mis ojos se mueven frenéticamente aquí y allá, desesperados por encontrar una salida, ¡esto ciertamente no me ayuda a sentirme tranquila!

– Programar descansos y pausas entre periodos de actividad.
Si el punto anterior tiene que ver con darse un ritmo y no ir de prisa, este es de organizar espacios. Trabajo mejor cuando puedo prepararme adecuadamente y luego recuperarme de un momento en el que gasto mucha energía, ya sea viajando, haciendo ejercicio o una sesión con un cliente. Es mucho más difícil para mí estar presente y ver si parte de mi mente todavía está enfocada en la tarea anterior o anticipando la siguiente. Lo decían los Sabios: suelta el pasado, porque está acabado y el futuro, que aún no ha llegado. Todo lo que tenemos es el presente, ¡así que aprovéchalo al máximo!

 – Utilizar herramientas conocidas para mantenerse resiliente y ser menos vulnerable a la ansiedad.
Claro, de vez en cuando hay crisis, pero no es justo tratar los problemas cotidianos como si fueran todos desastres. Necesito dormir lo suficiente, tener suficiente tiempo libre y mantener mis prácticas de cuidado personal como EFT (tapping), ejercicio regular y meditación diaria para poder enfrentar la vida con calma.

 

Ya no soy una niña

Cuando era niña, tenía menos recursos emocionales que ahora y, a menudo, me sentía abrumada por cosas que no podía manejar. Yo era la mayor de 3 hijas y mi madre generalmente estaba ocupada con las pequeñas que más la necesitaban, y se esperaba que yo pasara por cualquier cosa prácticamente sola. Hice lo mejor que pude, aunque la mayor parte del tiempo estuve en un estado de gran miedo. Mi vista estaba tensa y forzada, tratando de captar el significado de las cosas, ya que siempre tenía la impresión de que algo faltaba y que no podía hacer las cosas bien.

Hoy sé que puedo lidiar con lo que suceda y que no tiene sentido atascarme en un horario o expectativa particular. Y puedo obtener ayuda si la necesito. Si no puedo ver la puerta del aeropuerto en un monitor distante, siempre puedo preguntarle a alguien, o buscar en mi teléfono el sitio web de la aerolínea, o encontrar a un empleado para preguntar.

 

De regreso del seminario

Mi vista parece un poco más clara desde que llegué a casa hace unos días, estoy manejando las interrupciones de una manera más suave sin enojarme y mis hombros ya no están siempre levantados. Todo mi cuerpo se siente más relajado. Mi objetivo es mantener esta Nueva Normalidad, ya que espero nuevas mejoras visuales. Y me siento agradecida de estar exactamente dónde estoy, con mis desafíos actuales y con los regalos que recibo.

 

• Visión Natural en Madrid con Maurizio Cagnoli 8,9 de octubre

Visión Natural en Madrid con Maurizio Cagnoli 8,9 de octubre

Taller presencial muy práctico. «abrimos los ojos» y vemos mejor de inmediato. Aprendemos a salir de los hábitos visuales negativos y a adoptar los positivos.

 

ESCUELA DE FORMACION ON LINE PARA EDUCADORES VISUALES
SI QUIERES CUIDAR TU VISTA Y FORMARTE COMO EDUCADOR/A VISUAL