Los bastones, dueños del movimiento y de la oscuridad

Los bastones son foto receptores, células sensibles a la luz en la retina. Los otros foto-receptores son los conos. Hay 120 a 150 millones de bastones y 5 a 7 millones de conos. Los bastones no solo son muchos más, sino que también llegaron antes que los conos. Hace millones de años, las criaturas que vivían en las profundidades de los mares necesitaban un sistema visual muy sensible a niveles de luz muy bajos.

¿Qué ven los bastones?

Los bastones son incapaces de tener una visión nítida. En las áreas más periféricas de la retina, donde los conos están totalmente ausentes, el máximo de visus alcanzable es un 10%, como si dijéramos que en un opto tipo solo se reconoce la primera letra. Además, son daltónicos, solo ven blanco gris y negro. Ven el movimiento muy bien, aunque a veces confunden el movimiento con variaciones de luz (particularmente con luz intermitente).

Pero de noche …

Es justo cuando la luz está casi ausente que los bastones desarrollan su sensibilidad al máximo. Se dice que pueden ver la luz de un mechero a treinta millas de distancia. Aunque no distinguen los colores, son más sensibles a las longitudes de onda en la región azul-verde, de 450 a 550 nm. Esto significa que es probable que un objeto verde y oscuro se vea tan brillante como un objeto púrpura brillante. Por la noche, las hojas «verdes» en un árbol iluminado por la luna parecen ser de un gris más brillante que las hojas de color naranja.
Y el rojo? No lo ven: parece negro. Justo lo contrario de los conos: por la noche, los carros de bomberos son invisibles para ellos (¡Ok, si no tienen luces encendidas y no suenan la sirena!). Esto fue bien conocido por los fotógrafos: el cuarto oscuro en el que mi abuelo fotógrafo desarrollaba sus fotos estaba iluminado con luz roja. Así los conos veían, y los bastones también, porque no estaban inhibidos por el rojo. Sí, porque cualquier otro tipo de luz inhibe los bastones.

¿Alguna vez te levantaste por la noche para ir al baño?

En caso afirmativo, habrás notado que puedes ver lo suficiente, incluso sin tener que emprender la luz. porque mientras dormías, los bastones, gracias a la oscuridad, se activaron por completo (lo que tarda 40-60 minutos).
Pero, ¿y si enciendes la luz?
Mientras tanto, tendrás un momento de deslumbramiento desagradable, luego los conos se despertarán y volverás más o menos a ver como de costumbre.

¿Qué pasa si vuelves a apagar la luz? Oscuridad total….  Los conos naturalmente no ven nada y los bastones tampoco, están todavía inhibidos. Necesitarán al menos quince minutos de oscuridad para comenzar a ver algo y otros 30 o 40 para alcanzar nuevamente la máxima activación.

A los educadores visuales nos encanta la oscuridad.

En el verano, durante las vacaciones para los ojos, a menudo hacemos caminatas nocturnas. Ponemos en práctica trucos para activar los bastones. Uno es hacer palming = palmear en un lugar oscuro mientras contamos algunas historias. Cuando volvemos a abrir los ojos, quedamos siempre gratamente sorprendidos por cuanto más percibimos.
Otro truco es detenernos en un lugar particularmente oscuro y hacer oscilaciones amplias. Aquí entra en juego el otro gran mérito de los bastones: su sensibilidad al movimiento. Cuanto más movimiento haya, mejor será su percepción. Cuanto más fija es la mirada, menos ven. Después de algunas oscilaciones amplias, la percepción se vuelve más precisa y nos «orientamos» mejor en nuestros alrededores.

Son los bastones que permiten a los animales percibir presas o depredadores a través de su movimiento. Y nosotros los humanos también hemos desarrollado bastones y visión periférica por estas razones. Y continuamos usándolos para todas aquellas actividades que involucran movimiento, en las que tenemos que juzgar la velocidad y las distancias (conducir, varios deportes …). Hoy en día utilizamos muy poco bastones y visión periférica y en cambio cargamos excesivamente conos y visión centralizada. Esta es una de las razones por las que se desarrollan tantos problemas visuales.

Hay personas que en la oscuridad …

¿Qué pasa con aquellas personas que, cuando está oscuro, tratan de enfocar, fijando su mirada? Sucede que … ¡no funciona y no ven …. nada! Esta es una trampa en la que muchas personas caen, especialmente los miopes. Una trampa que enseñamos a evitar durante los paseos nocturnos de las vacaciones para los ojos.