¡Blink! ¿Por qué es tan importante parpadear?

Sí, por supuesto, el parpadeo extiende la película lagrimal sobre la córnea.
¿Es importante? Claro que sí, de esto depende la córnea para mantenerse limpia, nutrida y desinfectada.
Y, si no hay película lagrimal, no sólo te arden los ojos, sino que además ves peor: sí, la fina película lagrimal hace que la superficie de la córnea sea más lisa y evita que la luz haga cosas raras cuando la atraviesa.
Y, si no parpadeas, ni siquiera se estimula la producción de las distintas glándulas lagrimales y éstas acaban ‘atrofiándose’.

Lo anterior ya es suficiente para entender que si parpadeas poco te condenas a ver mal. Pero entonces, ¿por qué tanta gente no lo hace? ¿Por qué se refugian en justificaciones fantasiosas («la gente seria no parpadea», «los que parpadean mienten» y cosas por el estilo)?

Blink: parpadea y focaliza

Durante un seminario o una sesión individual de educación visual, animamos a los participantes a parpadear mucho más a menudo de lo que están acostumbrados. Sobre todo, delante de un optotipo, que es la situación típica en la que tenderían a no hacerlo para nada.
Y muchos se sorprenden del efecto milagroso que se produce a menudo: tras unos pocos parpadeos, las letras aparecen enfocadas. ¿Y eso por qué?

Hay que parpadear cada vez que se cambia de enfoque.

Es un mandamiento de la Visión Natural (totalmente ignorado por profanos y profesionales).
¿Y con qué frecuencia se cambia de enfoque?
Si estamos presentes y dotados de una buena visión, prácticamente lo hacemos todo el tiempo: incluso una diferencia de unos milímetros en la distancia entre un detalle y nuestros ojos, o en el ángulo entre ellos, es suficiente para hacer necesaria una pausa imperceptible, que permite un ajuste muy rápido de los distintos mecanismos de enfoque: acomodación de cada ojo, vergencia de cada ojo, coordinación de ambos. Si además se produce un cambio de luminosidad apenas perceptible, también entran en juego otros mecanismos, como la apertura o la contracción de la pupila. (Hay más, pero dejémoslo aquí por ahora). Si inhibimos todo esto, prácticamente condenamos a nuestro sistema visual a estar perpetuamente desenfocado.

Hay mecanismos que intentan convencernos de que no parpadeemos, y son insidiosos….

Voy a ponerme a mí mismo como ejemplo. Probablemente sepas que mantengo una vista decente (de hecho, «excepcional» para mi edad…).

Cuando conduzco un grupo mis ojos se mueven mucho. Incluso si lo dirijo en línea frente a una pantalla, no paran de moverse y parpadear. Incluso si leo un libro, parpadeo con cada línea, o incluso más de una vez por línea.
Sin embargo, anoche estaba llevando direcciones de un programa a otro. No necesitaba mucha nitidez, no era importante leer las cosas. Pero había que hacer clics bastante precisos (y muy repetidos) en lugares relativamente precisos.
Al cabo de un tiempo me di cuenta de que «para hacerlo más rápido» o «para no errar el tiro» tendía a dejar de parpadear y…. mis ojos empezaban a agarrotarse y a luchar. Sí, claro que la distancia a la pantalla tenía algo que ver, obligando a una acomodación contraída. Pero, sobre todo, era el hecho de que todo el sistema de enfoque se endurecía, ya no se recalibraba.

¿Qué hacer? Descubrí que en esa tarea repetida mecánicamente había momentos en los que podía insertar cómodamente pequeños parpadeos (normalmente cuando el desplazamiento del enfoque era mayor) y decidí hacerlo conscientemente. Una vez resuelto el problema, seguí adelante sin acumular más tensión.

Escucha a tus ojos.

Me pregunto: si yo tuve que llegar al extremo de sentir sensaciones definitivamente incómodas antes de darme cuenta de lo que les pasaba a mis ojos… ¿qué puedo esperar que hagan mis clientes en una situación similar?
Las respuestas más probables son

  • Frotan los ojos y siguen adelante.
  • Se ponen gafas más potentes.
  • En el mejor de los casos, hacen una pausa y continúan.

En cualquier caso, el condicionamiento de no parpadear continuará, y con él el de empeorar la vista. La molestia se volverá tan habitual que se podrá ignorar. Pero es como ignorar una llamada de atención sin resolver el problema.

Respira & parpadea

Respirar y parpadear son las recomendaciones básicas para salvar la visión de la pantalla.
Y es importante que estas dos cosas se hagan conscientemente.
Escribe Respirar en un trozo de papel y pégalo a la izquierda de la pantalla del ordenador.
Escribe Parpadeo en otro trozo de papel y cuélgalo a la derecha.
Puede que sea «poco serio», pero te ayudará.

Tal vez pueda interesarte leer Salvar nuestros ojos de la pantalla

 

Ver mejor de verano

Dentro y fuera del convento (cerca de Roma) 30 junio – 7 julio 2024

Dentro y fuera del convento (cerca de Roma) 30/6- 7/7
Vacaciones para los ojos con Maurizio Cagnoli en el Convento sant’Andrea, cerca del antiguo y noble pueblo de Collevecchio (60 Km de Roma)

Todo fluye en el Jardin de Mar (Valencia) 4-11 de Agosto

Todo fluye en el Jardin de Mar (Valencia) 4-11 de Agosto
Vacaciones para los ojos con Maurizio Cagnoli en el Jardin de Mar (Valencia ) para superar miopia, vista cansada, astigmatismo

Metodo Bates, natura y mucho mas en Sasseta alta, Italia
Metodo Bates, natura y mucho mas en Sasseta alta, Italia
22 – 25 de agosto, Scansano (GR), Italia
4 educadores visuales dispuestos a aportar sus conocimientos sobre la mejora visual, en un marco incomparable.

¡Mil colores en el Ashram! 1-8 de Septiembre
¡Mil colores en el Ashram! 1-8 de Septiembre
Los mil colores del Ashram. Estar bien adentro para ver mejor afuera. El Ashram Vitthala-kshetra.es un centro de actividades espirituales y un paraiso ecologico.